Páginas

jueves, 28 de julio de 2016

Fragmento de una carta




Discúlpame por hablar siempre del invierno y el río,
siempre del sonido del hielo quebrándose en el aire
en el momento en que los patos pasan en bandada.
Los barcos mantienen las luces amarradas,
una estrella muerde la punta de la torre de hierro.
Los hombres regresan a sus habitaciones en silencio,
se sacan la ropa, se acuestan con la cara hacia la pared.
Dejando atrás Austerlitz el último coche
ingresa en el 13eme. Caras, caras de borrachos
iluminando como un chispazo las cenizas frías del sueño.
Entre la nieve y el perfume barato de las putas,
un hombre camina por la ciudad a medianoche.

Song Lin (París, 1998)


书札片断

原谅我总是说到冬天说到河
说到野鸭飞过时空中的裂冰声
船栓住灯火,星啮咬铁塔的尖顶
回到屋子里的人们沉默着
脱衣上床,面朝一堵墙壁
最后一班地铁翻越奥茨特里斯桥
进入十三区。脸,酩酊的脸
闪动睡眠黑甜的煤渣
一个人在深夜巨大的城市里走着
穿过飞雪和妓女扑鼻的香水

(1998/巴黎)

jueves, 21 de julio de 2016

Cuaderno de listas (Li Shangyin)



Cosas insoportables de escuchar

El canto de una urraca, luego de fracasar en un examen.
El ruido de las lavanderas golpeando la ropa, en un albergue en otoño.
El chillido de un mono en un palacio vacío.
Vulgaridades en el mercado.
Música, en un momento de duelo.
Una esposa joven llorando a su marido.
La voz de un mendigo en una noche silenciosa.
Un joven brillante que muere justo tras pasar el examen.
Un anciano llorando a su hijo.

不忍闻:落第后闻喜鹊。 旅店秋砧声。 孤馆猿啼。 市井秽语。 做孝闻乐声。 少妇哭夫。 夜静闻乞儿声。 才及第便卒。老人哭子


Maneras de arruinar el paisaje

En un bosque de pinos, escuchar a un criado pedir paso a los gritos para su amo.
Llanto al mirar unas flores.
Colocar una esterilla sobre musgo.
Talar un sauce llorón.
Poner unos pantalones a secar entre las flores.
Viajar cargado en primavera.
Un caballado atado a una estalagmita.
Una antorcha en una noche de luna.
Un general sin caballo.
Construir una torre en la ladera de la montaña.
Plantar verduras en un huerto frutal.
Criar gallinas y patos bajo una glorieta.
Conversar de asuntos mundanos, delante de unas cortesanas.

煞风景:松下喝道。 看花泪下。 苔上铺席。 斫却垂杨。 花下晒裈。 游春重载。 石笋系马。 月下把火。 步行将军。 背山起高楼。 果园种莱。 花架下养鸡鸭。妓筵说俗事。

Li Shangyin (813-858)

martes, 5 de julio de 2016

Esa ciudad



Esa ciudad (1936)


Esa ciudad.
¿Te acordarás aún de esa ciudad?
Me temo que sólo podrías decir “no”.
Como la brisa nocturna
que mueve una cortina,
quizás la has olvidado de verdad,
igual que se olvida a una amistad ausente
o cualquier hecho lejano.
Pero yo, que amo la historia,
que me gusta hojear viejos libros
en busca de viejos rastros,
volví a encontrarla un día
cuando las hojas habían caído,
cuando las hojas estaban secas,
volví a encontrar esa ciudad:

había humo sobre las murallas, como nubes en un sueño,
y las paredes manchadas de musgo
(la lluvia de Cangzhou
vuelve todo verde, dijo alguien).
La ciudad era vieja,
vieja y pequeña,
las torres abandonadas, derruidas,
repletas de nidos de lechuzas,
como un mero decorado
para ese atardecer de otoño.
Las calles desparejas, poca gente
andando, poco ruido, carros y caballos.
Fue en esas calles un poco deprimentes,
no, fue en esa vieja ciudad, que un día
casualmente nos encontramos, nos conocimos,
casualmente nos dijimos adiós,
allá lejos
y hace mucho tiempo.

¿A dónde habrás ido después?
¿En qué ciudad habrás terminado?
“Quiero navegar los mares”, me dijiste
una vez, pero yo he navegado más tarde
los mares, sin saber a dónde
me llevaban las olas. Dijiste:
“Quiero seguirte hasta el fin del mundo.”
¿Pero dónde queda el fin del mundo?
Ni siquiera cabalgando
este viento de fin de otoño
podría encontrar tu rastro hoy.
Y sin embargo pienso siempre  en esa ciudad,
en sus cielos azules o nublados,
en el paraguas de papel que compartimos
por un camino embarrado bajo la lluvia .
Y en el bosque de pinos a las afueras,
y en los susurros y las risas a la sombra,
y en el arroyo bordeado de hierba,
y los insectos temblorosos...

En otoño, en algún día gris, algún atardecer,
suelo acordarme casualmente.
Todo es un accidente, sí.
¿Hay algo que no suceda casualmente?
Una cigarra fría cae a tierra,
una hoja amarilla
abandona la rama,
dos extraños se separan
después de andar juntos un rato,
se pierden de vista para siempre.
Una poco de tierra, un poco de pasto,
se convierte en la tumba de alguien.
Todo esto sucedió casualmente,
y así terminó también, en silencio.
Salvo que yo sigo pensando:

¿cuándo volveré a esa ciudad?
¿cuándo volveré a esa ciudad?

Li Guangtian (1906-1968)


那座城


那座城──
那座城可还记得吗?
恐怕你只会说“不”,
象夜风 轻轻地吹上破窗幕,
也许你真已忘去了
好象忘去 一个远行的旧相识,
忘去些远年的事物。
而我呢,我是个历史家,总爱翻
厚重的旧书页 去寻觅
并指点出一些陈迹,
于是,我重又寻到了──
当木叶尽脱 木叶飘零时
我重又寻到了 那座城:

城头上几点烟,象梦中几朵云,
石壁上染青苔,
曾说是 一碧沧州雨。
城是古老的了,
古老的 又狭小的,
年久失修的城楼,倾颓了,
正好让 鸱枭作巢,
并点缀暮秋的残照。
街道是崎岖的,更没有
多少行人 多少喧哗或多少车马。
就在这冷落的街上,
不,就在这古老的城中吧,
偶然地 我们相遇了,
相遇,又相识,
偶然地 却又作别了,
很久很久,而且也很远很远了吧,

你究竟到哪儿去了呢?
你可曾又落到了什么城中吗?
你曾说,“我要去漂大海,”
但大海我也漂过,
问去路 也只好任碧波,
是的,你又说
“随你到世界的边缘,”
但哪儿算世界的边缘呢?
就驾了这暮秋的长风
怕也难 寻出你一些儿踪影!
但我却总想到那座城
城上的晴天和雨天。
雨天的泥途上,
两个人同打的 油纸伞,
更有那城下的松林,
林荫下的絮语和笑声,
那里的小溪,溪畔的草,
受惊的,草间的鸣虫……

每当秋天,当一个阴沉的日子
或晚间,偶然地,我便这样想到了。
是呢,都是偶然。
什么又不是偶然呢:
看一只寒蝉 坠地,
看一片黄叶 离枝,
看一个同路的陌生人 远隐了,
隐到了不可知的异域。
一席地,盖一片草,
作一个人的幽居。
这一切也都是偶然吧,于是,
偶然地 一切都完了,
沉寂了,除非我还想:
几时再回到那座城去呢?

几时再回到那座城去呢?



(选自《汉园集》,1936 3 月,上海商务印书馆)

jueves, 30 de junio de 2016

Sobre “Mil kilómetros de río y montañas”, de Wang Ximeng (Xi Chuan)




Sobre el largo panorama en verde y azul “Mil kilómetros de río y montañas”, de Wang Ximeng


Verdes y azules convergen para formar la montaña desierta. Hay gente caminando ahí, pero no deja de ser una montaña desierta, de la misma forma que las personas, a pesar de no tener rostro, siguen siendo personas. Que nadie busque reconocerse a sí mismo en esas figuras, de la misma forma que al paisaje real no se le ocurriría buscar en el cuadro de Wang Ximeng un elogio banal. Wang Ximeng conocía a las pequeñas figuras de este cuadro, pero no era ninguna de ellas, y no era capaz de llamar a ninguna por su nombre. Las figuras tienen las montañas, tienen el agua, de la misma forma que la montaña tiene la turquesa y el lápiz-lázuli, y el agua su extensión y sus barcos; de la misma forma que el emperador Huizong conoció a Wang Ximeng a los 18 años, ignorando que este moriría poco después de pintar “Mil kilómetros de río y montañas”. Montañas y aguas sin nombre. Wang Ximeng entiende: que las figuras sin nombre no son más que ornamentos del paisaje, de la misma forma que el pájaro entiende que en los juegos de los hombres su lugar es prescindible. Los pájaros se encuentran en el cielo. Al mismo tiempo, los hombres que caminan en la montaña tienen cada uno una dirección, un plan diferente. Visten de blanco, caminan, se sientan a descansar, pescan, transportan mercadería, rodeados de azules y verdes, de la misma forma que hoy, vestida de negro, la gente camina, aparece en un banquete, en un concierto o en un funeral, y alrededor todo es dorado y más dorado. Estas figuritas blancas no han nacido, y por supuesto tampoco han muerto, lo mismo que este paisaje utópico de Wang Ximeng, libre de la polución y el pillaje; es por eso que aceptan una lectura meticulosa.  Lejos de las lazos del mundo, ay, ¿cómo puede desearse la libertad? ¿Cómo puede hablar de olvido el que no ha experimentado la devastación? Wang Ximeng dispone que los pescadores tengan un sinfin de peces; que los ríos corran en la montaña sin agotarse nunca. Desde su punto de vista, la felicidad es la riqueza en su medida justa: que los hombres silenciosamente coloquen sus puentes en el paisaje, que fleten sus barcos, reparen los caminos, construyan casas, y luego silenciosamente vivan, de la misma forma que los árboles crecen puntualmente en las colinas, al borde del agua o alrededor de una aldea, alrededor de los hombres. En el paisaje lejano, los árboles son como flores. Se balancean suavemente al soplo de una brisa fresca. La brisa sopla, y es el instante en que alguien canta. Cuando alguien canta, una montaña se convierte en una montaña desierta.

Xi Chuan

jueves, 23 de junio de 2016

Cierta persona (Xi Chuan)



Cierta persona

La primavera queda en el sombrero
el otoño dentro de la camisa
el alba entre las ramas de un árbol
el atardecer en el fondo de un pozo

la montaña en la montaña desierta 
el agua verde dentro de la tetera
la mansión del rico sobre el mapa
el pobre dentro de la alcantarilla

1 litro de tinta en el estómago
1 onza de sudor dentro de las venas
la baba del sueño fuera del quiosco
las malas palabras sobre el diente

el rojo queda en la cara roja
el blanco queda en la cara blanca
lo dulce y perfumado entre los labios
lo salado y lo picante en los palillos

el rencor en la cámara izquierda del corazón
el remordimiento en el palacio del cerebro
el deseo en la punta del pene
el sueño en el reverso de los párpados

la enfermedad en la palma del idiota
el dolor en los hombros del zorro
el rayo mortífero sobre la cabeza
dos zapatos viejos sobre un techo

el jabón queda lejos en el horizonte
el meo del perro entre las flores
el alma de un hombre sobre un banquito
la sombra junto al vaso de vino

el vacío queda dentro del espejo
el viento queda sobre la llama
el libro antiguo bajo la receta
el emperador en la pantalla de la tele

el escupitajo dentro de la escupidera
la jugada hipotética sobre el tablero
el corazón del justo en la polvareda
la conciencia limpia sobre la almohada.

Versión de Miguel Angel Petrecca


春天留在帽子里
秋天留在布衫里
早晨留在树梢上
傍晚留在毛坑里

荒山留在荒山上
碧水留在茶壶里
豪宅留在地图上
穷人留在阴沟里

三斤墨汁留在肠子里
一两虚汗留在血管里
唾沫留在店铺外
脏话留在象牙上

红留在红脸上
白留在白脸上
香和甜留在嘴唇上
咸和辣留在筷子上

怨留在左心室之西
憾留在泥丸宫之东
欲留在鸡巴之前
困留在眼皮之后

病留在野郎中手心
痛留在野狐狸肩头
夺命的雷电留在头顶
一双破鞋留在屋顶

肥皂留在天边
狗屎留在花间
鬼魂留在板凳上
影子留在酒盅旁

空留在镜子里
风留在火苗上
《古文观止》留在菜谱下
皇帝留在电视上

吞吞吐吐留在痰盂里
三心二意留在棋盘上
侠肝义胆留在烟尘里
一了百了留在枕头上

2002.7

martes, 21 de junio de 2016

Otoño




Otoño

En otoño, frente a un edificio extranjero, amarillo
una anciana francesa, lentamente, murió
en un lugar lejos de su patria
Vinieron unos niños, corriendo, se llevaron a su perro,

atándole una soga al cuello, lo colgaron
de un abedul, no lejos de donde yacía
el cuerpo de su dueña, y lentamente
murió, un perro francés de pura raza

En la tierra que se había vuelto extraña
fueron estos niños, dividiéndose los dulces de la anciana
los que se llevaron, entre todos, al perro
y lo colgaron de un alto abedul

Juntos, murieron, lentamente
una anciana francesa, un perro francés de pura raza
y unos niños, unos niños chinos
frente a un edificio extranjero, amarillo, en otoño

Duo Duo 

在秋天

秋天,米黄色的洋楼下
一个法国老太婆,死去了,慢慢地
在离祖国很远很远的地方
跑来了孩子们,一起,牵走她身旁的狗

把它的脖子系住,把它吊上白桦树
在离主人尸体不远的地方
慢慢地,死去了
一只纯种的法兰西狗

在变得陌生的土地上
是这些孩子,这些分吃过老太婆糖果的孩子
一起,牵着她身旁的狗
把它吊上高高的白桦树

一起,死去了,慢慢地
一个法国老太婆,一只纯种的法兰西狗
一些孩子们,一些中国的孩子们

在米黄色的洋楼下,在秋天……

多多

viernes, 3 de junio de 2016

La fábrica del lenguaje está en la cocina




La fábrica del lenguaje está en la cocina

Si la fábrica del lenguaje está en la cocina
el corazón es el dormitorio. Dicen:
si el corazón es el dormitorio
la fantasía es el habitante de la casa.
De la fantasía expresada en los ojos del pájaro
el niño que juega con la sordina
admite: el tumulto
es armonía;
un cerebro sin sueños
es como un campo baldío.
El niño que juega con la sordina
admite pero no entiende:
la semilla impedida de fecundar
no produce imágenes.
Cada semilla es una causa,
y cada causa quiere hablar
pero permanece muda como
una dirección. El salvaje que fuma
en silencio coloca la nuez
sobre la mesa. Ellos dicen:
toda discusión debería acabar
cuando los caballos se quedan tan quietos
cuando los caballos observan los ojos de los hombres.

Duo Duo (1983) 


语言的制作来自厨房


  要是语言的制作来自厨房
内心就是卧室。他们说
内心要是卧室
 妄想,就是卧室的主人
 从鸟儿眼睛表达过的妄想里
 摆弄弱音器的男孩子
 承认;骚动
正像韵律
不会作梦的脑子
 只是一块时间的荒地
摆弄弱音器的男孩子承认
但不懂得:
被避孕的种子
并不生产形象
每一粒种子是一个原因……
想要说出的
原因,正像地址
不说。抽烟的野蛮人
不说就把核桃
按进桌面。他们说
一切一切议论
应当停止——当
四周的马匹是那样安静
当它们,在观察人的眼睛……
                  


1984